domingo, 20 de febrero de 2011

SUTEP piden cambio del jefe personal y director de la UGEL

En marzo solicitarán documentadamente cambio de funcionarios.


Escribe:
 FERNANDO CHUQUIPIUNTA MACHACA
- Sostienen que ambos son ineficaces y que solamente estarían en el cargo por pertenecer al partido de Mauricio Rodríguez. - Desde un inicio, docentes se opusieron a la designación del actual titular de la Ugel.
Tanto el secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de Educación de Huancané, Leonidas Mayta Quispe, y el secretario general del Sindicato Único de Trabajadores Administrativos de Huancané (SITME), Armando Mamani Tito, anunciaron que en los próximos días realizarán una marcha de protesta en contra de dos funcionarios de la UGEL.
El secretario general del SUTE provincial, Leonidas Mayta, indicó que para el mes de marzo solicitarán con un documento al director Edmundo Cordero Maldonado, de la Dirección Regional de Educación de Puno (DREP), el cambio inmediato del jefe personal, Raúl Machaca y del director Wilfredo Percca Quispe, de la Unidad de Gestión Educativa Local de Huancané (UGEL).
En el mes de enero, Wilfredo Percca Quispe, fue rechazado rotundamente por los maestros del nivel primario y secundario de esta zona; sin embargo, el actual director Edmundo Cordero, de la Dirección Regional de Educación de Puno (DREP), lo ratificó en el cargo por la única razón de que pertenece al Proyecto Político AQUÍ, sostuvo de manera airada Leonidas Mayta.
Por otra parte, mencionó que cada presidente del Gobierno Regional acostumbra designar a personas de su entorno político, sin previo examen para que luego asuma el cargo de confianza, sabiendo que en cada provincia existen profesionales idóneos que bien podrían desempeñarse, pero como es costumbre esto no cambiará, por ello realizaremos una marcha de protesta.
“La atención de algunos malos funcionarios de la Unidad de Gestión Educativa Local de Huancané, son ineficaces debido al trato que se nos brinda a diario, es más cuando tramitamos algún documento por la mesa de partes, nos atienden con cierta cólera lo cual me mortifica mucho como docente”, dijo en tono molesto el profesor Efraín Mamani de la jurisdicción de Cojata.

Para qué elegimos a los congresistas?

Escribe: Julio Eduardo Torres Pallara

Sin necesariamente, recurrir a la Constitución Política del Perú vigente o a la tradición filosófica occidental de la política, el sentido común nos permite pensar que la función de un congresista es legislar, o sea establecer el marco jurídico y reglamentar la vida de los pobladores de un estado. En ese entender los congresistas que elegiremos por la región Puno en las próximas elecciones congresales de abril, serán los responsables de definir el marco legal de nuestras vidas y quehaceres, de nuestras vinculaciones internas personales y organizacionales, de nuestras vinculaciones con la Madre Tierra (Pacha Mama), de nuestras vinculaciones a nivel internacional en el mundo globalizado y pluricultural.
Por eso, recordando y observando las acciones de los congresistas salientes, afirmamos que estos no han cumplido con su rol, abdicando sus funciones legislativas al ejecutivo, colocando nuestras vidas personales y asociadas a expensas del partido o presidente gobernante y los grupos en el poder beneficiarios. Los ejemplos más notorios de esta abdicación son los Decretos Legislativos causantes del “Baguazo” y los dos últimos Decretos de Urgencia cuestionados por la sociedad civil. Es más, estas acciones resultan preocupantes cuando los congresistas no nos explican o no saben explicarnos el espíritu y contenido de esos dispositivos legales, contribuyendo a nuestra ignorancia con relación a estos, en plena era de la información y del conocimiento.
De otro lado, sin necesidad de ser un docto, el sentido común también nos permite comprender que en el Perú, los pobladores no somos iguales ni tenemos las mismas oportunidades. Ahí están evidentes las diferencias económicas, sociales y culturales, lacerantes desde la invasión occidental al continente Abya Yala y a nuestra patria desmembrada el Tawantinsuyo. En tal realidad, por encima de los discursos mediáticos y homogeneizantes estas diferencias objetivas, marcan las diferencias en los intereses, las aspiraciones y las expectativas de los pobladores, según su posición e identificación con su estrato económico, social o cultural.
La lectura, interpretación y expresión o discurso político, de estas manifestaciones siempre latentes de la población, corresponde a los denominados “partidos políticos”, porque esa es la razón de su existencia, según el ideario y concepción filosófica que los rige; siendo sus portavoces los congresistas o previamente los candidatos al congreso.
Por tanto, los integrantes del próximo congreso peruano elegidos con el voto popular, tendrán la obligación en poner de manifiesto en el debate no sólo congresal sino público y mediático estas expectativas, aspiraciones e intereses, para que formen parte del espíritu o marco ideológico de las Leyes; y si por jerarquía jurídica la Constitución Política impide su viabilidad en contra del bienestar de la población, tienen la responsabilidad de poner en cuestión de debate a la propia Constitución, porque no estamos en una época de verdades absolutas y del imperio de dogmas, todo es cuestionable, perfectible o modificable, incluido los conocimientos científicos.
A esta labor de debate y de acciones, bien se denomina como pedagogía política liberadora, porque contribuirá a que la población acrecentemos nuestra cultura política liberándonos de nuestros complejos y blindándonos contra la manipulación y la alienación, para construir una sociedad verdaderamente democrática.